Skip to content

Fettuccine a la carbonara

Hoy vamos a hacer una receta de pasta muy popular, que son los fettuccine a la carbonara, un plato italiano, que a día de hoy, ha perdido su receta original. Comúnmente en España se conoce como pasta carbonara a la que después de cocida, se rehoga en nata y bacon, pero originalmente, en Italia del sur, la carbonara se concibe como una pasta cuajada con yemas, es decir, después de cocerla, se pone con las yemas y con dados de bacon en un baño María hasta que cuajasen. La receta, originaria de las minas de Italia del sur, (de ahí el nombre, ya que era el plato que se les preparaba a los mineros de las minas de carbón), con los años, cuando la receta llego a Italia del norte, decidieron echarle un poco de leche a las yemas para así aligerar la mezcla. En cambio, cuando la receta llego a Francia, país en el que escaseaban los huevos y adoraban la nata y la mantequilla, decidieron cambiar la receta, suprimiendo las yemas y utilizando solamente la nata. Esta es la versión que se ha quedado en España y en casi toda Europa, incluso en muchos restaurantes italianos la sirven con nata. Personalmente, la que prefiero, es la de Italia del norte, es decir, la que va diluida con un poco de leche, ya que la original se hace muy pesada en boca.

Comencemos…

Ingredientes para 4 personas:

Para los fettuccine:

  • 200 gr de harina de repostería
  • 2 huevos M
  • 1 pizca de sal
  • 1 chorrito de aceite

Para la salsa carbonara:

  • 6 yemas
  • 40 ml de leche entera
* Puedes omitir la leche y añadir 2 yemas más.
  • Queso parmesano
  • Pimienta negra molida
  • Trozos de bacon o jamón

** También puedes echar nueces picadas o piñones

También necesitaras:

  • 1 ensaladera de cristal
  • Cortadora de pasta (o a cuchillo)
  • 1 cazuela
  • 1 escurridor
  • 1 cuchara
  • 1 tenedor
  • Papel film

 

Elaboración:

Tagliatelles carbonara 31- Lo primero que hay que hacer, es la masa de la pasta, para ello, pon los 200 gr de harina sin tamizar en la ensaladera y haz un hueco en el medio a modo de volcán, añade los dos huevos y la sal en el centro.

2- Remueve de dentro hacia afuera con el tenedor y ve integrando la harina con los huevos hasta crear una masa homogénea. Si ves que queda muy líquido, añade más harina pero tiene que tener una cierta elasticidad para que no se agriete al alisar.

  • Cuando tengas la masa correctamente, forma una bola y añade un chorrito de aceite y extiéndelo por toda la superficie de la bola para que no se seque. Envuélvela en papel film y déjala reposar en la nevera mínimo 1 hora.
  • Si ves que has trabajado mucho la masa y está muy dura, déjala 2 horas mínimo, así, perderá fuerza.

3- Tras 1 hora, separa la bola en dos trozos y alísala un poco con un rodillo, pásala por la ranura alisadora desde la opción más ancha hasta la más fina. Después, pásalo por la ranura que corta en fettuccine. Repite lo mismo con la otra mitad de pasta.

  • A medida que cortas la pasta, ve cociéndola en una cazuela con agua hirviendo y sal.
  • Cuécela durante 30 segundos y enfríala con agua fría en un escurridor. Con 20 segundos, estará algo cruda (dura), pero luego se va a terminar de cocer en el baño María.

preparacion carbonara4- Una vez que tenemos ya la pasta hecha, vamos a hacer la salsa carbonara. Simplemente hay que poner en la cazuela de antes un poco de agua (1 jarra) y ponerlo a fuego medio. Encima de la cazuela, pon una ensaladera de cristal y dentro de ella, los fettuccine con la leche, las 6 yemas y los daditos de bacon.

  • Déjalo en el baño María unos 5 minutos, hasta que veas que las yemas están cuajando pero sin coagular del todo ya que harían grumos de huevo (como una tortilla).

5- Para acabar con este delicioso plato de pasta, sírvelo en un plato hondo y espolvorea por encima un poco de queso parmesano y un poco de pimienta negra.


*** La pimienta negra en esta receta es obligatoria, ya que tiene que ver con su origen. Como bien os había dicho, este plato es originario de las minas de carbón del sur de Italia, en la que las cocineras veían que al servir el plato a los mineros, estos se quejaban de que había cenizas de carbón en el plato, y siendo muy astutas ellas, les respondieron diciendo que no eran cenizas, sino pimienta negra, y desde ese día, empezaron a echarle pimienta negra.

Este plato estaba pensado para aportar al cuerpo todo lo necesario para el día a día de un minero ya que aportaba hidratos de carbono (la pasta), proteínas (el bacon) y grasas (el queso).


One Comment

  1. Victor Victor

    Muy buena la receta.

Comments are closed.