Skip to content

Mermelada de mandarina

Enero, mes de invierno con pleno frío, época de limones, peras y mandarinas, siendo estas, las protagonistas de hoy. La idea de hacer una mermelada de mandarinas se me ocurrió de casualidad cuando se me fue la mano en la frutería y compré 3 kilos de mandarinas. Pensé en qué hacer con tanta clementina que, finalmente, parte de ellas, acabaron en un tarro bien confitadas.

Si la mandarina está dulce, no hará falta añadirle mucho azúcar. Algo si, ya que hace de conservante; por ello, no va mal meterle alguna mandarina ácida para que haya que reforzar con azúcar.

La mandarina, a diferencia de otras frutas como los arándanos, ciruelas… (con las que se suelen hacer mermeladas), no tiene pectina, elemento necesario para que una mermelada espese. Si triturásemos una mandarina, no dejaría nada más que un zumo, no un puré como podría ser en otros casos, es por ello que hay que usar un gelificante para que espese. En mi caso, he utilizado el agar-agar, proveniente del alga de su mismo nombre. (Si no tienes agar agar, puedes hacerlo con gelatina de “cola de pescado”)

Ingredientes:

Para la mermelada:

  • 500 gr de mandarina tipo clementina
  • 100 gr de azúcar
  • El zumo de ½ limón
  • Agar agar

También necesitaras:

  • Cazuela pequeña
  • Batidora
  • Colador
  • Báscula de precisión
  • Varilla

Elaboración:

Mermelada de mandarina 21- La elaboración de esta mermelada es bastante simple, quizá, la única complicación podría ser el encontrar agar-agar. Para empezar, pela el medio kilo de mandarinas y soltando los gajos (quitando las posibles pepitas), ponlos en la cazuela junto con el azúcar y el zumo de medio limón.

2-Ahora, déjalo a fuego lento durante 10 minutos, para que se disuelva el azúcar.

3- Pasado este tiempo, retíralo del fuego, pásalo a una jarra alta y tritúralo. Pésalo, para saber cuánta gelatina echar.

  • Por cada ½ litro de puré de mandarina, hay que añadir 2 gr de agar agar. Para quien no tenga una báscula de precisión, 2 gr de agar-agar equivale a una cucharadita rasa.
  • Calienta el puré de mandarina e incorpórale el agar-agar en polvo. Ponlo a fuego fuerte y hiérvelo. Una vez que hierva, viértelo en un bol y mételo en la nevera por 2 horas aprox.

** Si no tienes agar-agar, puedes usar gelatina de “cola de pescado”, usando una proporción de 1 hoja de gelatina hidratada (2 gr) por cada 500 ml. Simplemente, después de triturar hiervelo, y retíralo, cuando pasen 5 minutos, añádele la gelatina hidratada. NUNCA LO HIERVAS CON LA GELATINA.


Mermelada de mandarina 34- Cuando lo saques de la nevera, habrá gelificado por completo, lo que tienes que hacer, es con un tenedor, romperlo un poco para que tenga textura de untar y así ya estará listo para guardar en un bote.

Esta mermelada, un tanto ácida, puedes acompañarla con un delicioso bizcocho de yogurt.

One Comment

  1. Marga Marga

    Q rica a mí no me gustan las cosas demasiado dulzonas. La haré sin duda. Eres un artista.

Comments are closed.