Skip to content

Red velvet crinkle

Hoy vamos a preparar unas galletas red velvet crinkle que para estos días de frio van muy bien. Son de un color rojo muy vistoso que animan a cualquiera a comerlas. Aunque podrían parecer de fresa, tienen un suave sabor a chocolate. Son originarias de Inglaterra, y le pusieron el nombre Red Velvet porque se usaba azúcar moreno, en vez de el blanco, ya que el moreno, proporcionaba un color amarronado (rojizo).

Ingredientes para 12 galletas:

Para las galletas:

  • 150 gr de harina
  • 100 gr de azúcar
  • 55 gr de mantequilla
  • 10 gr de cacao en polvo
  • 2.5 gr de levadura
  • 2 gr de bicarbonato de sodio
  • 1 huevo (M)
  • 5 ml de leche
  • 3 ml de jugo de limón
  • 3 ml de esencia de vainilla
  • 1 pizca de sal
  • 4 gr de colorante en gel rojo
  • Azúcar glass
preparacion red velvetTambién necesitaras:
  • 2 ensaladeras
  • 1 colador
  • 1 batidora de varillas
  • 1 bascula de cocina
  • 1 rejilla de enfriado.

 

Elaboración:

1- Lo primero de todo, pondremos en un bol grande toda la harina, el cacao en polvo, el bicarbonato de sodio, la levadura y la sal.

  • Ahora con la ayuda de una cuchara, remueve bien para integrarlos.
  • Un vez que esté unificado, tamízalo con el colador y pásalo a otro bol.

2- En otra ensaladera, pon el azúcar y la mantequilla a temperatura ambiente cortada en daditos.

  • Con la batidora de varillas o bien con un tenedor, bate a velocidad media hasta que ambos ingredientes se homogeinicen.

3- Una vez que estén integrados, añade el huevo y sigue batiendo.

Red velvet Crinkle 44- A continuación, sin dejar de batir, añade el extracto de vainilla, la leche y el jugo de limón

  • En este momento, añadir los 4 gramos de colorante rojo.

5- Sin dejar de batir, ir añadiendo de poco en poco la mezcla anterior de harina y cacao.

  • Cuando haya quedado una masa roja oscura y homogénea, estará lista para el siguiente paso.

6- Para que luego, antes de meter al horno, se pueda bolear mejor, hay que meterla en la nevera más o menos 2 horas.

7- Una vez transcurrido el tiempo, encender el horno con calor arriba y abajo a 175º.

8- Sacar de la nevera la masa, y ayudándote de una bascula de cocina, hacer bolas de 30 gramos exactos cada una.

9- Preparar un bol con azúcar glass y meter 6 de las bolas de una en una. Ponlas sobre un papel parafinado o una plancha de silicona.

  • Déjalas con un poco de separación ya que en el horno se expandirán. Haz dos remesas de 6 galletas cada una.
  • Hornéalas a 175º durante 13 minutos.
  • Cuando estén listas, colócalas sobre una rejilla de enfriamiento para que no se sequen.
 

Ya hemos acabado! Ahora solo queda disfrutar de estas deliciosas galletas que gracias al contraste de blanco y rojo las hace muy apetecibles.


Si quieres que te duren más tiempo, que sigan jugosas, y que no se te sequen, guárdalas en un tarro hermético y así siempre las tendrás deliciosas en el momento en el que las quieras disfrutar.